domingo, 24 de agosto de 2014

Deep

Sólo trato de no hundirme, cuando miro por la ventana un día lluvioso y no pienso en ti.
Porque llegas, y cuando llegas es como un huracán. Me engañas cuando te vas para irrumpir con más fuerza después. Y yo ya estoy ausente. Ausente porque así me dejaron las heridas.
Pero cada vez que mueves hacia mí, me permito joderme la vida.

Sólo trato de no hundirme cuando quema el corazón. Que ya no es más que cenizas.
Y ya no entiendo nada. Ya no sé qué queda después de tantos tequilas y acordes desesperados. Tiro de mi voz esperando que el rock and roll me salve, pero no. No esta vez.
Esta vez no hay nada a lo que aferrarse. Salvo tu nombre. El corazón desbocado cada vez que el viento sopla tu nombre.


Así que aquí estoy, tratando de no hundirme.

-Blue.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Un nosotros de tú y yo.

Y ahora viene lo de sentirse perdida. 
No sabes qué hacer. No sabes qué decir. Lo tienes todo en tu contra y aun así sientes esperanzas llegando de Dios sabe dónde.

¿Qué más da lo que imagines en tu cabeza? La realidad no cambia porque tú lo decidas.
Da igual que te imagine a mi lado bebiendo de mi botella de Four Roses. La realidad es que nos separan unos cuantos kilómetros de corazones rotos.

Y la verdad es que estoy cansada de perder. Cansada de apostar por nosotros. Un nosotros, que siempre se desvanece justo antes de ver la luz al final del túnel. Y da igual quién seas tú, porque al fin y al cabo tú también estarás harto de luchar por un nosotros en el que no estaba yo.
Y ahí podríamos estar; Tú y yo con un nosotros por el que apostar. Bebiendo de la botella de bourbon y ya lo he vuelto a hacer. He vuelto a pensar en la locura de tenerte en mi cama, riendo a carcajadas. 

-Blue.