martes, 16 de diciembre de 2014

Drizzle

Hace tiempo que no escribo, porque duele. Todavía duele y no sé cómo hacer que pare.

Hace algún tiempo que no cesa la lluvia en mi cabeza. De esa lluvia fina pero persistente, de esa que cala sin que te des cuenta, de esa que te hace sentir el más álgido de los inviernos, para que luego vayas a pedirle explicaciones a la vida. 
"Haber cogido un paraguas", te dirá. 

Que era un día plomizo y tú te aferraste a la única posibilidad entre un millón de que el cielo se abriera por ti. Gilipollas. 

-Blue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario